lunes, 14 de febrero de 2011

EL AMOR ES CIEGO

Es 14 de febrero, San Valentín. Seguro que más de una vez, habéis oído la expresión que dice que el amor es ciego. Cada vez que escucho esa expresión, veo en mi cabeza la imagen de un corazón con sus manos y sus patitas, que lleva gafas de sol oscuras y un bastón blanco para ayudarse a caminar.

También es típica en ocasiones la imagen de Cupido, ese diablillo que lanza flechas de amor de forma descuidada, con una venda cubriéndole los ojos.

¿Por qué se asociará al amor con la ceguera? Si es así, en la ONCE deben de estar siempre de lo más románticos.

Dicen que sólo se ama lo que se conoce. Y para conocer, necesito dar un primer paso: ver al otro, observar al otro. Pero ese ver y ese observar, no siempre tienen porqué ser literales.

Las personas que no pueden ver con los ojos, también son capaces de enamorarse, de amar a otras personas. La belleza exterior, con el paso de los años desaparece, los cuerpos y las caras van cambiando, van envejeciendo. Y al final, con quien vamos a convivir y pasar el resto de nuestras vidas, es con una personalidad, alguien con sus manías y sus defectos, con su carácter abierto o introvertido, y no con unos ojos azules y una sonrisa de anuncio. Eso al final se va apagando.

Las personas invidentes, que no pueden fijarse en el aspecto físico, cuando se enamoran de alguien se fijan en otras cualidades. Por ejemplo, si tiene sentido del humor, si sabe sonreír y reírse de sí mismo, si es amable y cariñoso, si no alza la voz aunque esté enfadado, si nos trata con respeto y sabe comprender nuestra discapacidad. Son muchas las cualidades que pueden verse sin necesidad de usar los ojos. Siempre están ahí, solo hay que saber observarlas.

Y cuando una persona que no ve llega a enamorarse de otra, se enamora de su forma de ser, de su personalidad, de su risa, su forma de hablar, sus caricias en el rostro, su manera de cogerle de la mano para que sepa que está ahí.

Tal vez no puedan mirarse a los ojos, ni hablarse sin palabras, porque no pueden ver lo que la mirada del otro les dice. Pero pueden aprender a escuchar con el corazón, a buscar gestos, caricias, roces con la mano, que llegan a sustituir esas miradas cómplices.

La clave está en compartir con el corazón, no tener miedo de compartir los secretos más profundos, y que son tesoros para nosotros.

Como un día le dijo el zorro al Principito:


"Yo te regalaré un secreto. He aquí mi secreto, que no puede ser más simple: sólo con el corazón se puede ver bien, lo esencial es invisible para los ojos."

8 comentarios:

Moi dijo...

Buenas, yo solo estoy de acuerdo en lo que dices a medias, porque aunque no se vea creo que si que nos fijamos en el físico de una persona.
Bueno, utilizo el plural pero hablo por mi. Es cierto eso que dices que con los años el físico de las personas cambia y al final lo más importante es la personalidad de con quien compartes tu vida, pero pienso que el físico es una parte que no dejamos de tener en cuenta seamos ciegos o no.

ROSA dijo...

JOLIN GUAPA. NO SE SI ES QUE SOY MUY SENSIBLE O QUE SERA PERO ME HAS HECHO LLORAR. UN BESAZO

M* dijo...

Me ha encantado, una post precioso y con mucho valor. Merece mucho la pena pasarse por aqui.
Te felicito.
:)

Monica B dijo...

Me ha gustado mucho tu entrada. Tienes toda la razon, lo mas importante es la personalidad y conocerla a fondo, porque asi sabremos si encajaremos o no con esa persona.
Un abrazo fuerte.

Tu prima nueva

Álvaro dijo...

Te leo desde hace unos meses y es la primera vez que comento.
Simplemente decirte que me encantó el texto y ojalá todo el mundo pensase así.
Mas nos valdría perder la visión en ciertos momentos de la vida para poderla disfrutar mas.
Gracias.

Edu dijo...

Plas, plas, plas, plas... Aplausos para tu post. ¡Genial! Hablas de amor y el amor son sentimientos: ¡que razón tienes en lo que dices! Otra cosa es cuando nos hables de atracción, seducción, pulsiones... entonces sí, habrá que tocar –y nunca mejor dicho- el tema de los/as ciegos/as y el mito de que no nos atrae un buen físico.

¡Besos!

el usuario anónimo dijo...

Lo esencial es invisible a los ojos, se repitió el principito, a fin de acordarse.
El tiempo que perdí por mi rosa hace que mi rosa sea tan importante :)

viagra online dijo...

las cosas de la vida nos hacen pensar esto de que el amor es ciego, y si nos vamos por el lado de la ciencia esto es totalmente explicable, veras cuando te gusta una persona en exageracion los receptores del cerebro desabilitan la capacidad de razonar con toda liberatad, por eso es que muchas veces la gente le llama a estas reacciones amor a primera vista o bien el amor es ciego.