miércoles, 21 de octubre de 2009

EL GRAN DÍA

La charla sobre el día de mañana fue después de cenar, en la biblioteca, como ya dije. Estábamos tan sólo los de nuestro grupo, los 6 españoles, con Lourdes, y Randy.

Lo primero de todo, nos explicó cómo y cuando nos van a entregar a nuestro perro. Mañana, a las 7:30 desayunaremos, como todos los días, y cuando terminemos, cada uno volverá a su habitación. Allí esperaremos a que llegue Randy para recoger nuestra correa. Nos dirá el nombre de nuestro perro, la raza, el color y la edad que tiene, y se irá a buscarle. La idea de llevarse nuestra correa, la que hemos estado usando y tocando estos días durante las prácticas de Juno, es que sea nuestro olor personal lo primero que el perro perciba cuando Randy le coloque la correa. Entonces le traerá por el pasillo, llamará a nuestra puerta, y nosotros, sentados en el borde de la cama o en alguna de las sillas, debemos esperar a que Randy abra la puerta para comenzar a llamar al perro por su nombre. Se supone que el perro vendrá hacia nosotros, aunque Randy le irá llevando de la correa para que esto sea más fácil. Puede ocurrir que el perro, como no nos conoce de nada, no se muestre cariñoso desde el primer momento, que esté nervioso, o se muestre desconfiado, pero no debemos preocuparnos. Por lo visto, un truco es tener un par de galletas de premio en el bolsillo, para darle una cuando entre y tener preparada alguna más por si acaso.

Luego Randy se marcha y nos deja solos con el perro durante un rato (una hora aproximadamente), para que comencemos a intimar con nuestro perro. Esos primeros momentos son muy importantes, porque aunque no vayamos a hacernos amigos íntimos desde el primer instante, el perro necesitará que lo hablemos, que lo toquemos y acariciemos con cariño, para que deje de percibirnos como personas extrañas.

El resto del día daremos muchos paseos por el pasillo con el perro, tan solo con la correa, sin el arnés, para practicar que el perro se mantenga caminando junto a nosotros, y para ver cómo se ajustan nuestras respectivas formas de caminar.

También nos explicó cuestiones básicas sobre la comida y el agua, sobre las horas a las que debemos sacarle al “park time” (es decir, llevarle al patio para que haga sus necesidades), en resumen, todo lo que tendremos que hacer a partir de ahora todos los días, durante el resto de nuestras vidas, jajaja.

A partir de mañana, desde el momento en que nos entregan a nuestro perro, debemos tenerlo con nosotros las 24 horas del día. Bueno, si necesitamos ir al baño o darnos una ducha pues no, por supuesto. Pero Randy nos ha explicado que es importante, durante todo el tiempo que dure el curso, hasta que volvamos a casa, que pasemos todo el tiempo posible con nuestro perro, porque tiene que adaptarse y acostumbrarse a nosotros, empezar a conocernos, aprender a que ahora somos sus nuevos dueños.

Al final de la charla, hemos intentado de nuevo sonsacarle a Randy algo más de información, pero lo único que nos ha dicho son las letras iniciales de los nombres (lo cual, ya es mucho más de lo que esperábamos conseguir, jajaja). Al parecer, hay una J, dos S, una D, una B y una L. Pero de nuevo, vete a saber si nos dijo la verdad o sólo nos estaba tomando el pelo, jajaja.

Si os soy sincera, ha habido un par de momentos a lo largo del día de hoy en los que se me ha puesto la piel de gallina, solo de pensar en lo que nos espera mañana. Para mí, que es mi primer perro, es como si esta noche fuese una niña el día antes de Navidad, a punto de recibir el regalo más grande. Llevo soñando con tener un perro desde... qué se yo, ¡toda mi vida! Creo que desde que tengo uso de razón, recuerdo haberles pedido a mis padres un perro desde que era muy pequeña. Y el hecho de pensar que mañana, ese deseo tan profundo, tan arraigado, al fin va a hacerse realidad... Es una sensación indescriptible.

Por supuesto que estoy algo nerviosa, no voy a negarlo, pero supongo que como el resto de mis compañeros. No sé si mañana durante el desayuno nos entrará algo en el estómago, o si estaremos muy habladores, porque tengo que aclararos, que la mesa de los españoles es siempre la más ruidosa, en la que más risas se oyen. Bueno, más bien auténticas carcajadas, que esta mañana casi acabamos llorando de la risa. Y lo mejor es que luego ni nos acordamos de qué nos reíamos, pero basta que alguno diga cualquier chorrada para que el resto siga la broma, y al final terminamos todos riendo sin parar, jajaja. Los americanos tienen que alucinar con nosotros, dirán que de qué nos reiremos tanto, jajaja.

Así que bueno, la suerte ya está echada, y que sea lo que tenga que ser. Yo pienso que si Randy ha elegido esos perros para nosotros, sean los que sean, será por una buena razón, al fin y al cabo, lleva 30 años trabajando en esto y supongo que sabe lo que hace, al menos un poquito, jaja.

Buenas noches a todos, y gracias de nuevo por leer y dejar unos comentarios tan bonitos.

Mañana mi vida habrá cambiado para siempre, y tal vez no disponga de tanto tiempo libre para escribir aquí, pero espero sacar algún ratito para seguiros poniendo al día de todo lo que hacemos los españoles de Randy.

PD: A los que me habéis dicho que pidiéramos café triple en el comedor, tranquilos, ya lo hicimos al segundo día de llegar, jajaja.

¡Muchos besos!

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola Patricia!!
Desde que me dijeron que estabas escribiendo en un blog tu experiencia, todos los días lo habro para ver como has pasado el día, tú y tus compañeros, solo conozco a tres, Miguel Ángel, Carmen, y Ana pero por lo que cuentas os lo pasais muy bien. Bueno, solo deseo que vuestra estancia sea grata y podais venir a España con vuestro perrito.
Un beso fuerte para todos

Alberto dijo...

la mesa de los españoles es siempre la mejor! Recuerdo que la misma mañana que nos dieron el perro, durante el desayuno se habló lo justo, algunosc omieron hasta no poder más y otros comieron lo mínimo. Estaremos esperando impacientes el nombre, color y sexo del perro! Besos.

Marisa y Thunder dijo...

¡Hola!
A nosotros nos dieron los perritos después de comer, y yo al menos recuerdo que no comí na de los nervios que tenía! Por supuesto, nuestra mesa también era la más ruidosa y creo que también éramos los más ruidosos de tooda la escuela jeje, ya que un compañero español de mi grupo, casi toodas las noches daba conciertos con la guitarra y nos poníamos en la sala del piano o donde fuera a cantar. Y por supuesto no me puedo olvidar de la música que nos ponía nuestra super intérprete con su portátil jejeje, así que debieron terminar artitos de nosotros los españoles! jeje.
Disfruta de tus primeros momentos con el perro, pues son los más emocionantes!
¡Hasta prontito!
MARISA y THUNDER

Adri dijo...

venga patri que ya queda poco. Por cierto ya estoy en torino jejeje

Chini dijo...

A estas horas que te escribo ya os conocereis.
¡A que ha sido EMOCIONANTE!
FELICIDADES
Tengo muchas ganas de saber más cosas.
Un abrazo fuertote

xhera.kaa dijo...

ENHORABUENAAAAAAAAAAAAA!! creo como CHINI, que ya estarás con tu perric@, que ilusión mi niñaaaaaaaa...
Lo de la mesa... somos Españoles y tenemos que hacernos notar allí donde vamos, siempre somos la mejor mesaaaa, jajajajaja... espero que pronto nos escribas para que por lo menos, como dice Alberto (un beso Alberto) nos digas raza, color y si es niña o niño.
Por cuierto Adri, dile algo menos escueto a tu hermana, tio!! jajaja... algún dia dejará de hablarme tu hermano, juas, juas, juas... bueno... que esperamos inquietos tus próximas palabras!!!!
un besooooooo

Lizzy dijo...

Como es? Como es? Como es? Como es?Como es? Como es? Como es?Como es?Como es? Como es? Como es? Como es? Como es? Ains que emoción!! como ha sido ese primer contacto, te quiere? te mima? es suave??? ains!!! que emocionante todo!!! estoy deseando que nos cuentes lo contenta que estas con tu nuevo compañero.
muchos besos

Anónimo dijo...

Hola Patri, no sabes como t entiendo y la emoción que tengo al leer tus relatos, ya tendrás entre tus brazos a tu fiel compañero, mimalo muchísimo, son tan dulces y fieles. Chloe está ahora ehcadita junto a mi mientras te escribo. y sí el sueño se hizo realidad, ahora a trabajar muy duro. Cuidate mucho, aquí estamos para lo que necesites. Cris y Chloe desde Argentina.